Diving in Koh Hai

lunes, 22 de febrero de 2010

Koh Hai se parece a Ko Phi Phi en que las 2 son islas, las dos tienen playa, y a las dos están en Tailandia. Pero el concepto de una y otra es completamente diferente. Ko Hai es una isla con una largisima playa, y en la playa 5 o 6 resorts. El nuestro se llamaba Ko Hai Fantasy Resort. El lugar perfecto para disfrutar de la playa y el mar.



La primera tarde alquilamos un kayak y nos fuimos hasta el islote que estaba enfrente de nuestra playa.


A la vuelta contratamos con la escuela de buceo del hotel un viaje para el dia siguiente a la isla de Koh Mook, para hacer una inmersión cerca de Emerald Cave, después de haberla visitado.

Al día siguiente me levanté nervioso porque iba a ser la primera vez que bucease desde el curso después del fallido intento de hacerlo en la Ría de Vigo en Invierno (sic). Al menos María venía en el barco ya que ella hacía snoorkel. La gran ventaja de ir con un grupo de buceo a la cueva, era que en vez de entrar en la cueva en fila con chalecos salvavidas, recorrias los 80 metros de gruta nadando completamente a oscuras siguiendo la luz de la linterna del monitor de buceo ... pero al llegar al final del tunel.....te encontrabas con el paraiso una miniplaya con palmeras incrustada en medio de la roca que es la isla. Increible. Si alguna vez has visto una película de piratas en la que se meten con una barca por una cueva para ir a dar a una playa secreta donde esconden el tesoro y el ron... esta es la playa de la película.

Al salir de la cueva volvimos a subir al barco, nos vestimos y nos tiramos al mar.


En mi grupo ibamos 4, el dive master y otros 2 buceadores.


La inmersión mereció mucho la pena. Vimos un montón de peces de mil colores, coral y hasta un caballito de mar. Y la sensación de estar de nuevo bajo el agua, eso si, con algunos problemas para mantenerme estable al principio pero muy bien una vez que conseguí calmarme y no respirar compulsivamente.

Una hora después barco y de nuevo a la isla.

Antes conté que la isla tenía una playa y 5 o 6 resorts. Pues bien, detrás de los 5 o 6 resorts solo había selva. Peeeero detrás de la selva, volvía a haber una zona con una miniplaya que nos recomendaron para hacer snoorkel. Asi que bien vestidos y protegidos (bañador, chanclas y camiseta) nos dirigimos a cruzar la jungla en busca de la miniplaya...


No sabeis la cantidad de ruiditos que se llegan a escuchar en la selva!! Pero al final lo hicimos y mientras María dormitaba al sol yo me dediqué durante más de media hora a putear a unos pobres peces payaso (nemos).


Cuando nos dimos cuenta se nos hacía de noche, asi que el camino de vuelta "fue" sensiblemente más rápido (bajo ningún concepto íbamos a dejar que se nos hiciese de noche en medio de las jungla!!).

Por la noche unas maravillosas King Prawn en un restaurante en la playa. Que gusto cenar al lado del mar!!


Al dia siguiente el buceo fue completamente diferente. El dia anterior habíamos preguntado en otra escuela de buceo (regentada por unos tailandeses) y nos cobraban 2800 Baths (unos 60 euros) por el alquiler de equipo, 2 inmersiones, el snoorkel de Maria, fotos y videos, el ir solo con dos dive master y sobre todo que eran mucho más majos!! Asi que nos fuimos con ellos.


La primera inmersión fue en la isla de Koh Wean. Y ahí es donde nadé al lado de un tiburón leopardo!! Medía alrededor de 3 metros y la verdad es que estaba descansando plácidamente pero bueno... no deja de ser un tiburón!!


La segunda inmersión fue de nuevo en la isla de Koh Mook, pero al lado contrario que el dia anterior, había muchísimos caballitos de mar!!! Super chulo!!


Fue una pena que al dia siguiente no pudiésemos bucear una vez más por culpa de las corrientes...


Y ese día ya no hicimos más... Bueno si, tirarnos en la playa a ver pasar las horas


Ese último día nos despertamos pronto para ver el amanecer... Simplemente teníamos que tirarnos de la cama y caminar 10 pasos. Y el espectáculo merecía la pena.



Al medio dia cogimos el barco hacia la última de las islas de Tailandia... Koh Lipe.

Ko Phi Phi

domingo, 14 de febrero de 2010

La mañana del 7 de febrero nos levantamos con la sensación de que ahí empezaba el viaje realmente, Sol playa y vacaciones!!

Cogimos un vuelo que en una hora nos llevó a Pukhet la "puerta" a las islas de del suroeste de Tailandia. En el aeropuerto un taxi al muelle y a la 9 de la mañana ya estábamos sentados en el barco que nos llevaría a Phiphi Island, 43Km después desembarcamos, y he de decir que la isla no fue para nada como me la esperaba.

Después de hartarme de leer que la isla se había convertido en una atracción turística perdiendo todo su encanto yo me imaginaba que íbamos a un sitio parecido a Benidorum.

Nada más lejos de la realidad. Muchos turistas mochileros come flores (sin perro ) si, muchos resorts y tiendas SI, pero sin que prácticamente ninguno llegue a las dos alturas. Y sin coches, motos…

Fuimos directos al resort (PP Casita)

y después de darnos un baño y tomar un batido en la piscina, nos fuimos a comer comida tailandesa… Riquisima!!!

Por la tarde playa y coctel tirados en camas tailandesas, viendo el mar… el paraíso!!


Al día siguiente hicimos un tour por las islas de alrededor. Lo primero que visitamos fue una zona en la bahía donde hicimos snorkeling. Había muchos peces y coral. Además el capitán del barco echó comida y claro, se volvieron locos y se juntaron. Era como estar nadando en un banco de peces. Y si cogías algo de comida como por ejemplo un trozo de piña, sentías como los peces mordisqueaban. Muchos se equivocaban y te daban mordisquitos (más bien besitos) en las manos y en los brazos… Increible!!

Después fuimos a Salam Bay, una playa cubierta por un metro de agua con unas vistas increíbles.

También visitamos Monkey Beach, donde aunque no nos acercamos mucho a los monos (debido a una mala experiencia de un excompañero ICEX que estuvo varios meses con un tratamiento anti rabia) si lo suficiente como para ver a un mono morder a un niño. Ahí vimos una de las arenas más finas y blancas que habíamos visto jamás… Era como harina!!

Pero sin lugar a dudas la estrella del viaje fue la visita a Maya Bay (en Ko Phi Phi Ley – la isla pequeña de Phi Phi) donde se encuentra la playa de la película The Beach. Aunque llena de turistas que como nosotros habían ido a hacerse la foto de rigor, la playa tiene un encanto especial, y no decepciona.

A la vuelta tomamos unas cervezas con Javi y Asun una pareja de vascos afincados en Tarifa muy majetes, con los que compartimos viaje. Y antes de dormir compramos los billetes de Ferry de nuestro siguiente destino: Koh Ngai!!

Kuala Lumpur

jueves, 11 de febrero de 2010

Este es el primer post del viaje que estamos haciendo por el Sudeste asiático. Como me conecto desde hoteles en medio de islas casi sin electricidad, no puedo ponerme a subir fotos, asi que espero que podais aguantar la parrafada de letras sin apenas imágenes... Ahí va el primero:

Kuala Lumpur del 4 al 7 de Febrero

Llegamos a Kuala Lumpur, después de un viaje muy cómodo con Air Asia de 14 horas desde Londres.

A pesar de ser una compañía de bajo coste, el espacio entre asientos era más que suficiente y a mayores tenías todo tipo de extras: por 6€ pantalla personal con juegos y películas, por otros 5€ manta y cojín hinchable para el cuello, bocata por 3 €… Vamos, que por el precio, muy recomendable.

Siguiendo con la franquicia, nos alojamos en el hotel que tiene Air Asia a 5 minutos del aeropuerto (y del circuito de Sepang de F1 y motos): el Tune Hotel Sepang. Con la misma filosofía, pagas por la habitación muy poco con la posibilidad de contratar extras: por 3€ 12 horas de aire acondicionado; por 1 € toallas y utilities. Ideal por si sigues viajando, pero a 50 minutos de KL Sentral (2,5 € i/v en Aerobus).

Creo que a grandes rasgos, KL se podría dividir en 4 zonas: KLCC (donde están las Petronas), Chinatown, Little India y Golden Triangle. Desde mi punto de vista lo demás no merece la pena y de hecho no se debe ver para que la impresión de la ciudad no decaiga considerablemente.

- - KLCC (Kuala Lumpur City Centre - que aunque se llame City Centre, realmente es una zona totalmente nueva que se encuentra al norte de la ciudad.

Aprovechando que el jetlag nos hizo amanecer a las 6 de la mañana, nos fuimos pronto a las Petronas para conseguir una de las entradas limitadas y gratuitas que te permiten visitarlas. Las torres en si son impresionantes: accedes desde el centro comercial (donde como no, hay un ZARA) y después de un breve video en 3D sobre la historia de las torres y de la propia compañía petrolífera, subes hasta el piso 41, donde está el Sky Bridge, el puente que comunica ambas torres.

Después de la visita, comimos comida malaya… una especie de sándwich (en vez de pan era tofu) y unos noodles muy típicos. Y la verdad es que no se puede decir que nos gustasen mucho…

Enfrente de las torres visitamos un parque “” con un lago y varias fuentes por el que merece la pena pasear, pero no besarse!!!! Que está totalmente prohibido.

- - Chinatown: Por la tarde visitamos la zona China de KL. Después de la visita de rigor a un templo, nos metimos en el mercado, muy parecido a los de Bangkok o Hong Kong, y como no podía ser de otra manera nos hinchamos a comprar… camisetas, un bolso, una mochila… hasta una linterna para el viaje ;-)

Cenamos en un chino los clásicos rollito primavera, cerdo agridulce y una ensalada. Y a dormir!!

- Golden Triangle: El segundo dia nos levantamos más tarde y fuimos directos a dejarle nuestra maleta a Manuel, un becario ICEX, que nos permitió dejarla en su casa y hacer el viaje mucho más ligeritos. Vive por el Golden Triangle, la zona más urbanita junto con KLCC.

Dimos una vuelta por la zona y comimos en un Centro Comercial.

- Little India: Por la tarde hicimos el tour de la Lonely Planet de Merdeka Square y Little India. La zona de Merdeka está muy chula. Es donde se encuentran varios museos, la biblioteca, una fuente con forma de árbol, el Tribunal Supremo y la plaza donde se declaró la independencia de Malasia. Allí ondea la que dicen es la bandera con el mástil más largo, es decir, la más alta del mundo.

Seguimos la ruta hasta Litle India, en donde nos encontramos con un nuevo mercado pero este mucho más cutre que el de ChinaTown.


Mientras volvíamos andando hasta la zona de las Petronas para cenar en el parque de enfrente, descubrimos una especie de fábrica de chocolate de lujo que vendían bombones de durian, esa fruta orgullo de Malasya y Singapur que la naturaleza ha dotado de una corteza de varios centímetros de espesor para que no puedas recibir el olor insoportable del fruto. Pero ahí fuimos nosotros, a darle una tercera oportunidad al durian, después del durian congelado y la tortita de durian… Y esta vez si… Nos gustó el bombón de durian… (tal vez porque sabía mucho a chocolate ;-)


Y ya sin más historia, cenamos y nos volvimos al hotel para preparamos para la siguiente etapa del viaje: Ko Phi Phi!!